lunes, 26 de noviembre de 2012

CAMINANTES EN EL CAMINO DE SANTIAGO PRIMITIVO

Un grupo de amigos de nuestra Asociación hemos iniciado el Camino de Santiago Primitivo, desde Oviedo a Fonsagrada, teniendo previsto finalizarlo el año que viene en Santiago.
Después de estar un tiempo con los preparativos para organizar, tanto los viajes, como los albergues y el medio de locomoción al terminar en Fonsagrada y estuviera todo previsto para no tener ninguna circunstancia imprevista que entorpeciera la ruta, el día 7 de Octubre viajamos a Oviedo, ya nos esperaban en el albergue San Salvador nuestros amigos, Pablo y Alfonso de la Asociación Astur-Leonesa que se portaron muy bien con nosotros, al día siguiente iniciamos el tramo que teníamos pensado hacer este año desde Oviedo; Grado, Salas, Tineo, Pola de Allende, Berducedo, Grandas de Salime y terminando en Fonsagrada. A la salida del  albergue en Oviedo, encontramos un peregrino gallego que llevaba nuestra misma dirección y conocía el camino, nos acompañó hasta las afueras de la ciudad, cuando dejamos el asfalto y empezamos por caminos y sendas las vistas se tornaron espectaculares, los ríos, arroyos, fuentes y áreas de recreo de película y esas majestuosas praderas de pasto para el ganado vacuno, además de esos bosques frondosos de pinares, robledales, encinas, castaños, avellanos  y nogales.
A nuestro paso fuimos visitando todas las Ermitas, Iglesias, hórreos, monumentos y castillos, que enriquecen la cultura Astur-Gallega y hacen del Camino una experiencia inolvidable. Y como no, comentar la buena cocina y sobre todo la amabilidad de la gente.
Os dejamos una muestra de la belleza que vamos encontrando a lo largo del Camino. No se puede explicar con palabras, hay que vivirlo.

Salida de Oviedo



Grado

Salas


Tineo



Pola de Allende









Llegando a Grandas de Salime





Frontera entre Asturias y Galicia

Fonsagrada al fondo
Finalizamos el día 14 de octubre y después de un gran esfuerzo siempre viene una buena recompensa

1 comentario:

Anónimo dijo...

Sin duda es un esfuerzo que merece la pena y seguro que lo habéis disfrutado. El camino es precioso. Animo para el año que viene.