jueves, 2 de septiembre de 2010

VIAJE AL CORAZON DE LA NATURALEZA

PARQUE NATURAL DE LAS FUENTES DEL NARCEA

RESERVA NATURAL INTEGRADA DE MUNIELLOS (RESERVA DE LA BIOSFERA)

En nuestra estancia por tierras asturianas, buscando el frescor de las montañas, fuimos a tomar como residencia un Pueblo del Concejo de Ibias (Sisterna) dentro del Parque Natural de las Fuentes del Narcea, cuando llegamos a mediados del mes de Julio y tanto calor hacia aquí en nuestra tierra, nos encontramos con una temperatura de lo más agradable, por la noche refrescaba tanto que había que dormir con una manta. Nos hospedamos en el Hotel Tixileiro, rodeado de montañas, fuentes, bosques, rios, rutas de senderismo, lagos, pueblos abandonados con un encanto especial y unas vistas paisajísticas maravillosas, la conservación de la naturaleza hecha realidad.

Conforme fuimos conociendo los pueblos y habitantes de los sitios que visitamos nos encontramos con un paraíso natural y un paisaje de gran riqueza y poco alterado por el hombre y con el trato amable que caracteriza a los asturianos.

Nuestra actividad medioambiental se centró en algunas rutas de senderismo que hicimos por las Fuentes del Narcea y Muniellos, entre ellas están el PR-AS-8 Ruta de los Lagos de Sisterna, PR-AS-903-4 Ruta Calzada Romana Senda Moura y el GR-203 tramo del Puerto del Campillo a El Bao pasando por Tablado y Sisterna.

Aunque el mayor interés era conocer la reserva natural de Muniellos, pero sólo se permite la entrada a veinte personas diarias al Parque y en las fechas de nuestro viaje estaba completo. No obstante tuvimos la gran suerte de conocer a un paisano del lugar (Esteban) que no solo nos guió a través de una antigua via romana, utilizada más tarde por los lugareños para ir de un pueblo a otro, ésta inicia su recorrido en Sisterna y al llegar al desvio de El Corralin (pueblo hoy en día abandonado), se gira a la derecha y atraviesa parte del Parque, sino que además nos dio toda clase de explicaciones sobre el lugar, así pudimos apreciar las antiguas minas de oro, las cascadas que encontramos al paso y las diversas especies de árboles (castaños, nogales, avellanos y sobre todo robles, ya que Muniellos es el mayor robledal de Europa) así como los animales que habitan en este parque como los osos, urogallos, corzos o jabalíes.

Y como no, conocer la Artesania Cunqueira, para ello fuimos a visitar el Rincón Cunqueiru en Tablado, allí nos explicaron detenida y amablemente la gran tradición existente en la tierra de los cunqueiros que se extiende por los pueblos de El Bao, Sisterna y Tablado.

Estos artesanos, llamados así mismos tixileiros, se especializaron en la fabricación de las antiguas vajillas de madera (que eran las usadas en toda la zona) y otros útiles del mismo estilo. Este gremio llegó a tener una jerga propia, la tixileira.

Hay una página en internet que refleja fielmente toda la tradición de la zona, la indico por si teneis curiosidad en verla: www.elrinconcunqueiro.com

Puerto de El Campillo

Sisterna

Alrededores del Hotel en Sisterna







Cerca de la entrada principal del Parque de Muniellos, el agua brota por todas partes.

Un cortino muy bien conservado, son construcciones cuyo destino era la protección de las colmenas frente a los ataques de los osos.

Parte del sendero que se adentra hacia El Corralín, antiguo pueblo minero hoy en día abandonado.

Atravesando el río Ibias

Este singular puente es el único que existe para poder cruzar uno de los afluentes del río Ibias y llegar a la fuente que se encuentra en la otra orilla.

Espectacular castaño



Como se puede observar, el Parque integra un conjunto de sierras y valles, que por su acusado relieve y su escaso poblamiento, conservan importantes masas forestales.

En el Parque de Muniellos


Esto es todo, solo volver a señalar la atención que nos han dispensado, tanto la familia del Hotel Tixileiro, como las personas que hemos ido conociendo en el viaje. Gracias.

1 comentario:

Pascual dijo...

¿Que pretendes, ponernos los dientes largos?, porque eso es lo que has conseguido al mostrarnos esos paisajes tan bonitos y esas tierras verdes y con rios caudalosos. Me alegro que lo hayais pasado tan bien.
Un abrazo.
Pascual.