miércoles, 8 de julio de 2009

CONOCER LA SERRANIA DE CUENCA

El pasado mes de junio, buscando unos días de descanso, fuimos a visitar Cuenca y sus alrededores.
La ciudad requiere un paseo lento y tranquilo para poder admirar todo el conjunto histórico, situada entre las hoces de los ríos Júcar y Huécar esta ciudad de Castilla-La Mancha está inscrita en la lista de Patrimonio de la Humanidad de la UNESCO por su riqueza monumental. Su casco histórico se despliega al borde de paredes rocosas, en plena serranía de Cuenca. La Catedral, Las Casas Colgadas y calles empedradas atrapan al más avezado viajero.

Casas Colgadas, la foto más típica que define la ciudad.
Los alrededores de Cuenca, en la zona de la sierra son abundantes los espacios naturales bañados por innumerables rios, bellos paisajes surcados por hoces, cañones, desfiladeros, ... que nos permiten disfrutar de su entorno.
Existen numerosas rutas que van atravesando toda la comarca, nosotros hicimos parte de una de ellas, la del sendero de Los Ceños (PR-CV-35) que parte del pueblo de Palomera, enlaza con el GR-66 y llega hasta Bonache de la Sierra.


Siguiendo el sendero, llegamos a un punto donde abandonamos el camino señalizado, para adentrarnos por una senda estrecha hasta llegar al nacimiento del río Huecar.

Cerca del nacimiento se encuentran las famosas Pozas. Los caminantes suelen aprovechar estas piscinas naturales para darse un baño, aunque hay que decir que a pesar de ser Junio y con mucho calor, el agua estaba francamente helada.

Una de las Pozas que fuimos encontrando en el recorrido con sus aguas cristalinas.


Otra escapada fué para visitar el Parque Natural de la Serranía de Cuenca, durante el recorrido nos encontramos con pueblos encantadores como Villalba de la Sierra, donde está el mirador El Ventano del Diablo, desde el cual se puede contemplar una espectacular vista de la serranía.
En este recorrido siempre vamos acompañados del río Júcar.


En las Majadas, nos sorprende una zona natural que es el fiel retrato de la Ciudad Encantada de Cuenca, pero sin tantos turistas y sin cobrar la entrada, llamada Los Callejones.

Río Escabas, en el corazón del Parque Natural.

De regreso a la ciudad, siguiendo el curso del río hasta llegar a Cañamares, visitamos la comarca de la Alcarria, famosa por el cultivo del mimbre.
Como se ve en la foto, llama la atención el paso de la carretera por túneles excavados a través de toda la montaña.
En resumen, un viaje para repetirlo y sobre todo para perderse unos días en el corazón de la Serranía y poder disfrutar de toda su belleza.

No hay comentarios: